La juventud y el género en las Webs Corporativas

Con esta sugerente frase titulo este “post”, en el que reflexionaremos sobre un aspecto que creo a menudo es descuidado en las Webs corporativas, como es el del lenguaje utilizado.

En el estudio titulado “Los jóvenes españoles ante la empresa y el trabajo” elaborado por Peoplematters (Ver informe) se concluye que el 62% de los encuestados (que fueron ni más ni menos que 1.802 jóvenes), consideraron la Web de las compañías como la fuente más importante de información a la hora de buscar trabajo. Las Webs son en consecuencia una herramienta clave en la atracción del talento.

Por otra parte, de la revisión de las cifras de universitarios que finalizan los estudios de Derecho resulta que hay más mujeres que hombres. Así por ejemplo en 2007, según datos publicados por el INE (Consultar datos)el 63% de los licenciados en Derecho fueron mujeres (10.852 licenciados, 6.838 fueron mujeres, frente a 4.014 de hombres).

En otros ámbitos, como los de la publicidad televisiva, se cuida ya desde hace bastantes años (en parte gracias a la propia responsabilidad que en ese sentido han asumido los propios anunciantes por ejemplo, los asociados de Autocontrol de la Publicidad), el lenguaje utilizado, entendiendo el concepto lenguaje en sentido omnicomprensivo: imágenes y símbolos utilizados, así como el vocabulario con el que se expresan los contenidos.

Y la pregunta que centraría la reflexión que propongo hagamos juntos esta vez es si hemos tenido en cuenta este aspecto a la hora de diseñar y redactar los contenidos de nuestra Web corporativa. Y si no lo hemos hecho, ¿qué razones impiden que lo hagamos y que en caso necesario, la adaptemos mejor a la cultura y creencias de la juventud actual?

En el ámbito de Internet, la Fundación CTIC (Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación) con el proyecto Web con Género ha realizado una interesante labor a través de la publicación de un informe titulado “estudio sobre lenguaje y contenido sexista en la Web” (Ver informe). Se han analizado 100 Webs corporativas y el estudio recoge los resultados. Pero sobre todo es interesante el punto 5 (página 50) que recoge una serie de medidas a aplicar en relación con los elementos textuales y no textuales de las Webs y que además, son bastante sencillas de implantar. Reproduzco a continuación a modo de ejemplo algunas de ellas, pero aconsejo la lectura del informe: el uso de la arroba o la barra para incluir a ambos sexos, el desdoblamiento de los términos en masculino, el uso de términos colectivos sin marca de género, el uso de la palabra “persona/s” cuando no es posible el uso del impersonal o la utilización de fotografías que inviertan los roles de género tradicionales.

No sugiero en este “post” aquello de que las Webs sean rehechas teniendo en cuenta la sugerencia de nuestra actual Ministra de Igualdad de distinguir entre “miembros” y “miembras” o “miembras” y “miembros” (los extremos, creo, nunca son buenos), pero pienso que no cuesta mucho revisar nuestra Web y ver si los jóvenes de hoy, cuando accedan a ellas, van a sentirse cómodos, deseados; en suma, si van a percibir que de verdad podemos ofrecerles una opción profesional que responda a sus aspiraciones.

You may also like
10 razones por las que las algunas webs de abogados no venden lo que deberían
Una idea de buen propósito para 2009