Surgen nuevos retos, nuevos problemas, que requieren otras soluciones, otros enfoques, otro tipo de profesionales ¿Están preparados los abogados para afrontarlos? ¿Se les forma para ser capaces de hacerlo?

¿Una osada propuesta de revisión de los estudios de Derecho en España?

Artículo anteriormente publicado en Hay Derecho.

La sociedad está cambiando. Surgen nuevos retos, nuevos problemas, que requieren otras soluciones, otros enfoques, otro tipo de profesionales ¿Están preparados los abogados para afrontarlos? ¿Se les forma para ser capaces de hacerlo?, ¿Podría mejorar la formación que reciben? Mi respuesta es SI y en este artículo, además de realizar una serie de reflexiones sobre la situación actual de los estudios de grado en Derecho,expongo una propuesta para lograrlo.

El punto de partida es que el estudiante, visto como individuo, como persona única y diferente a todas las demás,debe ser el eje central de la educación. De todos es bien sabido que la carrera de Derecho tiene una gran ventaja y es que ofrece muchas salidas profesionales y por otra parte, que son muchos los jóvenes que comienzan sus estudios sin tener claro lo que quieren. Consecuencia de estos dos hechos es un tercero, de consecuencias perniciosas: un porcentaje no desdeñable de alumnos que estudian Derecho, no tienen clara su vocación ni durante sus estudios, ni cuando los finalizan.

Por eso, creemos que el primer objetivo de la facultad debe ser ayudar al alumno a reflexionar sobre quién es y qué vocación tiene. La identificación temprana de la vocación es un factor que ayuda en la carrera profesional. Es importante que las facultades entiendan la realidad actual de las salidas profesionales y la realidad es que no todos los alumnos acabarán en un gran despacho. Cuando se acude a algunas ferias de empleo, uno podría llegar a una conclusión diferente y es que dado que participar como corporación en ellas, exige importante una inversión de tiempo, dinero y recursos, el tipo de organización que está allí representada, refleja sólo un segmento del mercado: el de la empresa y despacho grande y mediano y brilla, por lo general por su ausencia en estos foros, el pequeño despacho y la PYME que son quienes realmente dominan el tejido empresarial en España. Este tipo de eventos, que no niego son de enorme utilidad, en cierta medida pueden distorsionar la visión del alumno sobre la realidad del mercado de trabajo y desde luego, no ayuda a la identificación de muchas opciones profesionales que no están representadas, como, por ejemplo, la de los funcionarios, la del emprendimiento LegalTech o la de del emigrante, que busca en otros países el empleo que aquí en España, no consigue encontrar.

Como hemos señalado, muchos estudiantes de Derecho acabarán siendo funcionarios, otros empresarios, otros quizás acaben desarrollando LegalTech y creando su propia start-up, y como es obvio, cada una de estas salidas profesionales exige conocimientos y habilidades diferentes. Por ello, en el primer año de estudios debería dotarse al alumno de herramientas de autodiagnóstico y de formación en las llamadas “softskills”. Pensemos que la confianza es la clave del éxito del prestador de servicios jurídicos y ésta, se ha demostrado que, en un altísimo porcentaje, la determinan aspectos relacionados con la personalidad y no con el conocimiento técnico.

En relación con los conocimientos técnico-jurídicos, lo esencial es que el alumno finalice sus estudios, conociendo los fundamentos de las diferentes disciplinas jurídicas. Parece una obviedad lo que señalo, pero puedo dar fe de que durante los cuatro años que sometimos a un examen de conocimientos generales del Derecho a los más de 200 candidatos que anualmente participan en los procesos de selección del despacho Pérez-Llorca, un enorme número de ellos no era capaz de superar un examen de conocimientos generales que en la firma consideramos que cuestionaba solo sobre “los básicos”. Por tanto, el segundo objetivo sería que el alumno adquiriese en el grado el dominio de los pilares fundamentales del Derecho, para luego profundizar en lo especial durante el postgrado.

El tercer objetivo, sería acercar al alumno a su entorno y lograr que lo comprenda y para ello, los estudios deberían integrar visitas a empresas e instituciones con las que previsiblemente tendrá que relacionarse en el futuro. ¿Cómo es posible a día de hoy haya todavía graduados en Derecho que no han pisado un juzgado durante sus estudios?, pues según parece, está sigue siendo la realidad de muchos estudiantes o al menos de muchos de los que he tenido la oportunidad de conocer como profesora del Master de Acceso a la Abogacía. También para acercar al alumno a la realidad es importante que se trabaje con el método de “resolución de problemas” basados en supuestos reales. Prefiero este método, al método del caso, pues creo que se focaliza en la solución de problemas concretos y abarcables, algo más tangible, reconfortante, y que se acerca más a la realidad del rol que posiblemente asumirán durante sus primeros años de ejercicio profesional: apoyar a alguien con más experiencia; realizar pequeñas tareas; etc.

Por otra parte, durante su vida profesional el alumno va a interrelacionarse con cuatro grupos de personas o instituciones:

Y para tener éxito en esos cuatro tipos de relaciones, el estudiante necesita estar dotado de un conjunto de conocimientos y habilidades diferentes. Veamos las más importantes para cada uno de esos ámbitos:

  1. Para ser excelente en las relaciones con sus clientes debería saber de:
  • Ética
  • Deontología
  • Psicología
  • Sociología
  • Marketing
  • Economía
  • Periodismo
  • Derecho
  • LegalTech
  • Otros idiomas

Además, debería tener bien desarrolladas sus habilidades en:

  • Comunicación oral
  • Comunicación escrita
  • Técnicas de venta
  • Gestión de proyectos
  • Gestión del tiempo
  • Técnicas de investigación
  • Resolución de problemas
  • Pensamiento crítico
  • Gestión de conflictos
  • Negociación
  1. Para ser excelente en las relaciones con sus compañeros debería saber de:
  • Ética
  • Deontología
  • Psicología
  • Management
  • LegalTech

Además, debería tener bien desarrolladas sus habilidades en:

  • Liderazgo
  • Comunicación oral
  • Comunicación escrita
  • Técnicas de venta
  • Gestión de proyectos
  • Gestión del tiempo
  • Gestión de conflictos
  • Negociación
  1. Para ser excelente en las relaciones con su organización debería saber de:
  • Gestión de personas
  • Derecho
  • Deontología
  • Desarrollo de negocio
  • Ética
  • Finanzas
  • Gestión del conocimiento
  • LegalTech
  • Psicología

Además, debería tener bien desarrolladas sus habilidades en:

  • Comunicación oral
  • Comunicación escrita
  • Gestión de proyectos
  • Gestión del tiempo
  • Gestión de conflictos
  • Negociación
  • Pensamiento crítico
  • Resolución de problemas
  • Técnicas de investigación
  • Técnicas de venta
  1. Para ser excelente en las relaciones con la administración debería saber de:
  • Ética
  • Deontología
  • Administración pública
  • Derecho
  • LegalTech

Además, debería tener bien desarrolladas sus habilidades en:

  • Comunicación oral
  • Comunicación escrita
  • Gestión de proyectos
  • Negociación
  • Resolución de problemas
  • Técnicas de investigación

Si integramos en un único cuadro estos conocimientos y habilidades, el resultado sería el siguiente:

Como se habrá observado, la propuesta persigue dotar al estudiante de los conocimientos que realmente le harán capaz de entender su entorno, aprovechar las oportunidades, mitigar los riesgos y solucionar los problemas que en él surjan. Además, persigue ayudarle a salir al competitivo mercado laboral, dotado de las habilidades que le harán falta para responder a las necesidades que surgirán cada día: saber buscar información y escoger las fuentes adecuadas; generar contenidos atractivos; solucionar conflictos, negociando siempre que sea posible; gestionar su tiempo y los proyectos en los que trabaje.

Las ventajas de este modelo formativo son:

  1. Permite a los estudiantes formarse para ser los mejores en función de la vocación que tienen.
  2. Dota al estudiante no sólo de conocimientos técnico-jurídicos, sino de los otros conocimientos que necesita tener para ser un verdadero humanista y en consecuencia un buen jurista.
  3. Permite al estudiante desarrollarse como persona y ser feliz, que al final es lo más importante.

Los estudios de Derecho en España necesitan ser revisados y  ya tarde para hacerlo. Necesitamos juristas capacitados para responder a los retos del futuro y el futuro no habla sólo un lenguaje jurídico, habla muchos otros “idiomas” y estamos seguros de que esta propuesta del Instituto de Innovación Legal, les permitiría hablarlos y entenderlos.  Por eso queremos abrir un debate que creemos hace mucha falta e invitamos a todos aquellos que lo deseen a sumarse a él, difundiéndolo y aportando ideas. Quien escoge el grado de Derecho tiene #derechoalExito y tú ¿Qué piensas? ¿Deberían revisarse los estudios de Derecho? ¿Cómo deberían ser esos estudios en el futuro?

Este vídeo recoge de forma resumida la propuesta.

Leave a Reply