Redes sociales: ¿perfil de despacho, perfil profesional o ambos?

Para algunos, que somos curiosos y aventureros en esencia, estar presente en las redes sociales y explorar cada día la jungla de Internet, nos parece algo cotidiano y rutinario. Se nos olvida que muchos profesionales no han llevado a cabo el mismo ejercicio de curiosidad y que a ellos aún hoy les son ajenas las redes sociales. En pocos días me han planteado dos socios de grandes despachos una serie de preguntas, sobre la presencia en las redes sociales y la marca personal, que son las que me han llevado a escribir sobre el tema que trato en este artículo.

El primero de ellos me preguntaba por correo electrónico las dos siguientes dudas: ¿Qué beneficios te genera estar tan “presente” en redes sociales, linkedin, twitter, etc.? y ¿Si sería importante que él tuviera presencia en esas redes?

Y esta fue mi respuesta: “El beneficio principal es que puedes “fortalecer”, si las usas de forma correcta, enormemente a través de ellas tu reputación. Además, puedes aumentar tu red de contactos “virtuales” y si eres hábil y gestionas esta red adecuadamente, convertirlos en contactos “reales”. Finalmente, es posible obtener negocio. En resumen, que los beneficios son importantes, la inversión económica baja (esencialmente traducida a horas de dedicación) y el retorno de la inversión puede ser interesante. Como siempre, la clave es tener una estrategia clara, es decir, una asignación adecuada de recursos escasos a objetivos concretos. Me parece en consecuencia interesante que tengas presencia en esas redes.”   

Dos días antes a la salida de uno de los foros de FIDE otra socia de gran despacho, preguntaba si era o no conveniente que los abogados tuvieran o no un perfil diferenciado del de su despacho en las redes. Tengo que reconocer que “a estas alturas del partido”, me sorprende enormemente que aún sea ésta una cuestión sobre la que se dude, pero el planteamiento de la pregunta claramente muestra que son aún muchos los que andan, en mi opinión aún algo despistados. Dicho esto, mi respuesta, al igual de  la de otro especialista en comunicación que estaba a mi lado, fue rotunda: –Pues claro que es conveniente, es más es absolutamente necesario. Como es bien sabido, Internet es una de las principales fuentes de referencia utilizadas cuando lo que se busca a es información sobre la reputación de un profesional. En consecuencia, es necesario que no sólo el despacho se posicione en las redes, sino que lo hagan sus profesionales y que lo hagan con seriedad, esto es, dedicando a la a veces ardua tarea de cumplimentar los perfiles, el tiempo necesario. Además, hay que tener en cuenta que las redes están pensadas para las personas y que las organizaciones (empresas, despachos, instituciones) tienen en ellas reservadas un rol secundario.

Algunas redes, como por ejemplo Linkedin, han puesto a nuestra disposición completísimas herramientas que permiten incluir información exhaustiva sobre quienes somos, qué hemos hecho, qué habilidades tenemos, quienes han trabajado con nosotros y qué piensan de nuestro trabajo. Hay una herramienta de Linkedin que me parece utilísima, sobre todo teniendo en cuenta los últimos cambios anunciados por Google en su algoritmo, y es la sección de expertos, en la que podemos posicionarnos respondiendo a cuestiones planteadas por usuarios. Otras herramientas,  como Twitter nos permiten mostrar cada día al resto, cómo pensamos, qué nos interesa y de qué sabemos. Facebook al igual que las dos anteriores nos permite también compartir intereses, lecturas y conocimientos. A aquellos que les guste la comunicación audiovisual, Youtube, les permite transmitir mensajes usando ese tipo de soportes aún poco y mal utilizados por nuestro sector, pero con enorme potencial para la venta de servicios.

Lo que sin embargo no siempre se hace y resulta importante para el despacho es la redacción de un protocolo de uso de las redes sociales con fines profesionales. Estos protocolos, de los que aquí incluyo un par de ejemplos, el de la Generalitat de Catalunya o el de la Diputación de Málaga, marcan unas reglas claras sobre temas de fondo y forma que permiten a la institución representada directamente o a través de sus profesionales, mantener una imagen consistente y coherente con sus principios y políticas de comunicación.

En suma, los abogados deben posicionarse en las redes de forma individual y dedicar a esta tarea tiempo y esfuerzo. Seguro que más tarde o más temprano recibirán los beneficios.

You may also like
Los abogados internos de empresa deben fortalecer su marca personal
Cuidado con la publicidad demasiado llamativa !
¿Cómo te puede ayudar el marketing de contenidos a conseguir clientes?
El Ministro de Justicia recibe a los ganadores y patrocinadores de JustiApps

2 Responses

  1. Emprendelaw

    Estimado José, el debate enriquece así que me alegra tu comentario.

    Facebook puede servir para fortalecer la marca y difundir mensajes. De acuerdo en que otras redes como Linkedin o Twitter son más acordes con el fin profesional de un despacho pero Facebook no debe ser despreciado como canal de branding y difusión.

    En nuestra opinión todo tipo de despacho puede beneficiarse de las redes. Para ello eso sí debe trazar su particular estrategia. Lo que vale para uno grande no vale igual para un pequeño. Y uno de los aspectos claves de la estrategia es asignar los recursos y ponerse objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con plazos concretos.

    Feliz domingo.

  2. José Morales

    Con todo respeto discrepo.
    Empezaré por decir que no acabo de ver la presencia de un despacho en una red horizontal tipo facebook. Sí es una gran acierto en las verticales tipo linkedin.

    ¿De que tipo de despacho hablamos, de un gran o mediano despacho o de un pequeño despacho de entre 1 y 3 socios? Estos últimos constituyen el 90% de los existentes en España.

    ¿Tiene sentido que una firma de reducido tamaño, mantenga ( esfuerzos en horas a parte) dos perfiles ? ¿No sería más rentable hacer un único perfil que contemple la suma de potencialidades y especialidades de su-sus socios, siendo cada uno de ellos el satisfaga la parte para la que mejor está preparado?