¿Cuáles son las mejores páginas webs de despachos de abogados?

Con frecuencia me han preguntado mis clientes mi criterio sobre páginas web y me piden que les indique cuáles son en mi opinió las mejores. En este post expongo de forma sucinta las que características que en mi opinión tiene las que podríamos llamar “mejores web”. Definamos antes de entrar en materia qué es una buena web (sobre este concepto hay literatura en internet y los criterios que se escogen son muy variados y no siempre objetivos). En mi opinión, una buena web es aquella que responde a las necesidades que el despacho se haya propuesto lograr a través de ella, una vez que tiene claras las diferentes opciones (herramientas, soluciones, formatos, etc.) que internet ofrece a los negocios del asesoramiento jurídico. Por ello, el despacho debe informarse y formarse bien antes de tomar las decisiones sobre su web.  Esta afirmación puede parecer de perogrullo, pero no lo es. El despacho que sabe para qué exactamente quiere su web, ha hecho con seguridad una reflexión estratégica, conoce su posicionamiento real y deseado en el mercado, ha analizado el “estado de la técnica” de la disciplina de desarrollo web, ha fijado un prespuesto, un responsable y un calendario para proyecto web. En suma, tiene las cosas claras y su web con seguridad acabará reflejando esta claridad de ideas y criterios.

Veamos ya cuáles son las características de las mejores webs de despachos:

  1.  Son el fiel reflejo de una clara estrategia de negocio: Las mejores webs son un instrumento más para hacer realidad los planes de la firma en aspectos tan variados como pueden ser la atracción de nuevos clientes, la fidelización de los que ya se tiene, la atracción de talento, la retención del equipo, etc.  Si a quien vaya a encargarse de llevar a cabo el desarrollo de la web se le explican con claridad los objetivos que se pretenden alcanzar a través del sitio, seguro que será capaz de llevar a cabo un proyecto útil. Aún hay personas que creen que una buena web depende exclusivamente de encontrar un experto en HTML, en JAVA y en diseño gráfico. Se equivocan. Aunque en efecto no hay buena web sin profesionales que sepan manejar las herramientas de diseño y desarrollo informático idóneas para el tipo de sitio que deseemos tener, tampoco la hay si no hay previamente un trabajo de definición de arquitectura, de selección de contenidos y de herramientas y utilidades que requerimos para llevar a cabo las acciones que deseemos materializar a través de la web.
  2. Son el fiel reflejo de la imagen corporativa que se desea proyectar, lo que obviamente requiere tener clara la identidad corporativa y un manual que permita a quien desarrolla la web saber a qué reglas debe atenerse (colorido, tipografía, estilo de imágenes, etc. ).
  3. Están bien estructuradas y permiten encontrar con rapidez lo que se busca, porque vivimos en un mundo saturado de información y valoramos que nos simplifiquen la vida.
  4. Son administrables, por lo que no se depende de terceros para actualizar el contenido cada vez que sea necesario.
  5. Recogen la información adecuada, es decir la que según todos los estudios se busca más habitualmente en un sitio web de abogados, esto es, los perfiles profesionales, la experiencia de la firma y los datos de contacto.

En suma, los mejores sitios web no son fruto del azar (a este tipo de webs las llamo “web espontáneas”), ni son sólo fruto del trabajo de un buen informático (estas son las llamadas “webs informáticas”) ni de un buen diseñador (“webs estéticas”), sino resultado de la reflexión hecha por los titulares del despacho para dar respuesta a la pregunta: ¿para qué queremos una web? (estas son las llamadas “web de negocio”).

Hay quienes la quieren simplemente para facilitar la información corporativa básica; hay quienes además de lo anterior, desean mostrar lo que saben para construir una buena marca de sus profesionales y de la firma y los hay, que van un poco más allá y han hecho la reflexión sobre cómo Internet puede apoyarles en la prestación de sus servicios y que además de promocionarlos por este medio, se apoyan el él también para prestarlos. Y tu firma, ¿con qué tipo de sitio web cuenta: espontáneo, informático, estético o de negocio?

 

 

You may also like
Los abogados internos de empresa deben fortalecer su marca personal
Cuidado con la publicidad demasiado llamativa !
¿Cómo te puede ayudar el marketing de contenidos a conseguir clientes?
El Ministro de Justicia recibe a los ganadores y patrocinadores de JustiApps