¿Y si fuera Messi quien entrenara al Barça?

Hace unas semanas asistí al acto de presentación de un nuevo centro de mediación, CEMED http://www.cemed-centrodemediacion.org/ , al que (desde la duda de si esto de la mediación no es una especie de huida hacia adelante a la búsqueda de nuevas vías de negocio o una de la realidad que exigiría solucionar los múltiples problemas que aquejan a nuestro sistema judicial y que lo hacen tan sumamente ineficiente), deseamos el mayor de los éxitos-

En todo caso, no quiero hoy hablar de mediación, ni en realidad, como podría sugerir el título del post, de futbol, sino de profesionalización de la gestión en los despachos de abogados. Y es que, mientras charlaba ayer al finalizar el acto con el socio director de un despacho me decía, que uno de los problemas de estas organizaciones es que los abogados, los Messi y Ronaldos, hacen también de Tito Vilanova y que eso obviamente, no funcionaba. El símil me parece de lo más apropiado, lo veo cada día desde mi privilegiado rol de asesora externa a despachos. A estas alturas de la historia, son muchos ya los que cuentan con excelentes profesionales del marketing y de la comunicación, de los recursos humanos, de las finanzas, etc., pero pocos los que saben aprovechar el potencial de esos profesionales que han contratado, seguro que con buenas intenciones, que luego en la práctica se quedan en sólo en eso, en intenciones.

¿Cuál será el motivo que explica que a los abogados les cueste tanto delegar las labores de gestión y dirección de sus organizaciones? ¿Cuál será la razón que explica que aún hoy sean pocos los profesionales no abogados que ostentan el rango de socios de sus organizaciones? Quizás el hecho de que sean responsables de centros de gastos y no de la generación de ingresos? ¿quizás que no sepan de leyes y sentencias? ¿quizás que ellos mismos no hayan sabido o querido reivindicar el valor de sus aportaciones a la organización? Sea cual sea la razón (posiblemente la suma de varias de ellas), me apena ver el nivel de frustración profesional en el que viven algunos de estos profesionales y la pérdida de oportunidades que ello acarrea para sus organizaciones.  Estoy segura de que hay sitio (quiero decir futuro profesional y posibilidad de ser reconocido y recibir agradecimiento por el trabajo bien hecho) para todos.

“Zapatero a tus zapatos”, dice el refrán. Yo no reclamo eso, al revés, cuantos más abogados sean capaces de dirigir y liderar a sus organizaciones, mejores serán éstas, pero la cuestión es: Si has fichado a Tito Vilanova, lo tienes en plantilla, le pagas todos los meses un buen sueldo y te es leal,  y sobre todo, si a ti te gusta tanto salir a ganar al terreno de juego, ¿por qué no dejar que Tito haga su trabajo y darle todo el apoyo?

You may also like
Inscríbete: Taller de Marketing para mediadores
Conclusiones del World Mediation Summit
Mediador
La campaña de IKEA sobre la mediación, ¿ha aumentado su popularidad?
Emprendelaw invitada como ponente en el X Congreso Jurídico de la Abogacía Ica Málaga