Comments are off

¿Tendremos pronto Eurojueces y Eurotribunales?

 

Hace unos días nos informaban desde la Comisión Europea de la celebración del Foro de la Justicia (Assises de la justice) en el que se presentaban cinco documentos para el debate sobre Derecho civil, penal y administrativo de Europa, y también sobre el Estado de Derecho y los derechos fundamentales en la Unión Europea. Estos documentos recogen ideas y preguntas en relación con posibles actuaciones en el ámbito de la política de la UE en materia de justicia con el objetivo de consolidar la UE y el Espacio Europeo de Justicia. Además nos informaban de la publicación de nuevo Eurobarómetro, que versa sobre «La justicia en la Unión Europea» y cuyos resultados muestran que en el campo de la Justicia los ciudadanos de la Unión no estamos muy satisfechos con el estado de las cosas.  

Dos tercios de los encuestados para la realización de este Eurobarómetro, creen que el funcionamiento de los sistemas judiciales nacionales es un tema de interés para la UE y consideran que este área no debería ser competencia exclusiva de los Estados miembros. Las razones que explican su posición: la existencia de cada vez más asuntos  transfronterizos, la necesidad de que se garantice el Derecho de la UE de forma eficaz en todo el territorio de la Unión o la existencia de problemas graves en el funcionamiento del sistema judicial nacional.

Son mayoría los ciudadanos que creen que existen grandes diferencias entre los sistemas judiciales nacionales desde el punto de vista de la calidad (58 %), la eficacia (58 %) y la independencia (52 %). Este Eurobarómetro muestra así que la opinión de los ciudadanos percibe la realidad que ya quedó plasmada en las informaciones que nos revelaba el cuadro de mando integral  que compara los diferentes sistemas judiciales y que puede consultarse aquí.

ecologiablog_walle_771

Bruselas. Unión Europea

Respecto a los problemas principales que se detectan en relación con los tribunales civiles y mercantiles son la duración y el coste de los procesos, el 65 % y el 48 % de los encuestados consideran, respectivamente, que estos son bastante o muy deficientes.

Otra interesante conclusión que puede extraerse del Eurobarómetro es que los mecanismos alternativos de resolución de conflictos tienen –si los encuestados no miente– un gran potencial, ya que casi 9 de cada 10 entrevistados (el 89 %) preferirían que si hubiera alternativas, pudieran solucionar sus litigios por la vía extrajudicial. Por lo tanto, si los políticos hicieran caso a la voluntad de sus votantes, está claro que en un horizonte no muy lejano, los europeos deberíamos dominar la mediación, el arbitraje y otras técnicas adecuadas para resolver nuestros conflictos. Seguro que así ahorraríamos mucho tiempo y dinero.

Y ya centrándonos en el ámbito nacional –que es el que nos afecta directamente a nosotros– el Eurobarómetro ha confirmado lo que todos sabemos y aceptamos con resignación: sólo algo más de un tercio de los encuestados de nuestro país confía en nuestro sistema judicial. Produce tristeza pensar que estamos en el vagón de cola en lo que se refiere a confianza en el sistema. Nótese que sólo en 5 países de la UE el nivel de confianza es aún menor.

Desde el Tratado de Lisboa cada día son más las competencias cedidas por los Estados en favor de las Instituciones Europeas. La unificación es un proceso imparable en nuestro beneficio y la globalización lo es aún más. Pocas empresas sobrevivirán si no se relacionan fuera de sus fronteras y estoy segura de que en unos años, serán mayoría los ciudadanos en cuyo CV aparezca un componente internacional.

La cartera de Justicia es muy joven, se creó sólo hace tres años y desde entonces ha presentado ya más de 50 iniciativas. A mí no me sorprendería que en un plazo no muy lejano –de igual forma que se nos dotó hace unos años de un Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE)–, nos proponga la convivencia en nuestro sistema judicial de los   Eurojueces con nuestros tribunales. Ellos desde sus Eurotribunales,  eficaces e independientes, concebidos y organizados bajo un nuevo sistema judicial supranacional (que coja “lo mejor de cada casa”, es de decir lo que funciona bien de cada uno de los sistemas judiciales de los diferentes países de UE), y especializados en conflictos con componente internacional, podrían ser la solución hacer de la justicia Europea lo que sus ciudadanos merecen.

¿Cuándo podremos disfrutar los ciudadanos de Europa de los Eurojueces y de sus Eurotribunales?

 

 

You may also like
Los abogados internos de empresa deben fortalecer su marca personal
Gadgets y Elementos para el trabajo
¿Cómo debe construir un jurista su marca personal?
Conoce las amenazas más comunes a la reputación online de tu marca
Presentación de JustiApps en el Colegio de Abogados de Alcalá