El legal Interim Management: Un servicio innovador y oportuno en tiempos como los que vivimos

Hace unos días tuve ocasión de coincidar con una ex-abogada, Silvia Pérez-Navarro, que ejerció durante más de  13 años y que decidió en momento dar un giro profesional total a su carrera para dedicarse a la gestión de una firma de servicios empresariales, Iterlegis Legal Staffing Solutions. Esta empresa se fundó en Bélgica, por un abogado, hace ya unos cuantos años y allí ha cosechado un gran éxito.  La razón por la  quiero hablar aquí de su proyecto es porque creo que lo que ofrecen es innovador y puede ser útil para muchos despachos y sobre todo, para algunos departamentos de asesoría jurídica de empresas. Además, puede ser quizás una alternativa a contemplar por abogados que se hayan visto obligados a dejar un despacho o que estén experimentado reducciones en su volúmen de negocio.  Se trata del llamado Legal Interim Management (LIM), que consiste en proporcionar a abogados de alto perfil para proyectos con una duración temporal. Los casos de LIM son muy variados, y van desde la necesidad de cubrir una baja por maternidad o cualquier baja laboral, o ayudar en una punta de trabajo a un departamento con recursos limitados, hasta asistir en un proyecto especializado y complejo, como un arbitraje internacional, una salida a bolsa, una refinanciación o el diseño de una estrategia de contratación. En estos y otros muchos casos, la empresa proporciona de forma casi inmediata abogados que con frecuencia proceden de grandes despachos o de asesorías jurídicas de empresa, y que cuentan con la experiencia y el perfil ajustados al tipo específico de proyecto.  En tiempos de reducción de plantillas como los que vivimos, quizás este tipo de alternativa laboral sea interesante para algunos profesionales. Para los que ellos llaman “Consultores LIM”, el interés de trabajar en proyectos de este tipo es que por lo general se trata de colaborar en asuntos de gran interés y además bien definidos. Quizás sea esta también una opción de carrera para aquellas personas que por razones personales no pueden facílmente adaptarse a la rigidez (de calendarios y horarios) que requieren los despachos. Para los usuarios del servicio, es una opción a contemplar porque permite no “apalancarse” laboralmente, contratando más personas de las que se necesitan y además, escoger para un proyecto concreto al abogado con más experiencia.  Evidentemente, el servicio habrá que ponerlo a prueba. Los incovenientes tambíén pueden ser muchos. Suerte Silvia en esta nueva andadura y ya nos irás contando, cómo te reciben las empresas; los despachos y cómo responden los abogados, los potenciales consultores LIM.