Transformación digital

¿Por dónde empezar la transformación digital del despacho de abogados?

Artículo originalmente publicado en Legal Today.

La transformación digital de los despachos de abogados ha comenzado a ser en el 2018 uno de los temas estrellas. Según el último estudio elaborado por PwC, el 80% de los abogados encuestados considera clave contar con una estrategia digital para el futuro de sus organizaciones. En el estudio, también, se dice que sólo el 23% ha empezado a implementar la transformación digital en su despacho debido a que les resulta muy difícil adaptarse a la nueva economía digital.

Son muchos los artículos y eventos que estas últimas semanas abordan este tema, entre ellos el Congreso organizado por el Grupo de la Abogacía Joven (GAJ) del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), bajo el nombre “Legal Tech. Save time, save money”.

El propio Colegio de Abogados de Barcelona comunicaba, días después, la creación de la Comisión de Transformación Digital. Su el objetivo no es otro que preparar a los profesionales del Derecho para afrontar con garantías las nuevas necesidades que plantea la revolución digital, sobre todo en el ámbito jurídico.

De esta forma, la Comisión de Transformación Digital del ICAB actuará como laboratorio de I + D + I, aportando propuestas de regulación y de reformas legislativas en el ámbito digital. Lo hará con alianzas estratégicas que tejerá y liderará tanto a nivel local, nacional e internacional, como a nivel interprofesional, y siempre contando con la colaboración de instituciones, asociaciones y operadores de los servicios digitales.

Una de las participantes del mencionado Congreso de la Abogacía Joven barcelonesa fue María Jesús González-Espejo, directora de la consultora Emprendelaw y cofundadora del Instituto de Innovación Legal, además de interlocutora habitual de esta sección.

González-Espejo es, por las diferentes actividades que desempeña, conocedora de las necesidades de los despachos a la hora de abordar la transformación digital, un reto que como hemos indicado al comienzo de artículo, sólo un 23% de los abogados reconocer haber empezado a abordar.

Hay una disyuntiva en el enfoque de cómo abordar la transformación digital en los despachos de abogados, se habla, de un lado, de que el centro de la transformación tiene que estar orientada al cliente. Sin embargo, nuestra interlocutora cuestiona esta visión, en su opinión, “los clientes son muy importantes para nuestra actividad profesional, de hecho, son ellos quienes nos permiten ser quienes somos, ganar lo que ganamos, aprender lo que aprendemos. Sin embargo, los cambios que está trayendo consigo internet y toda la tecnología que se está desarrollando a su alrededor, son de tal envergadura y suponen un cambio de paradigma tan importante para todos nosotros, que a la hora de tomar la decisión de abordar el proceso de lo que muchos llaman “transformación digital” creo que el cliente y sus necesidades deben dejar sitio a otros aspectos aún más importantes: como son el modelo de negocio del despacho”.

Son muchos los despachos que han abordado la adaptación tecnológica manifestando una necesidad de partir de una profunda reflexión estratégica en función de la visión y la especialización y su forma de ofrecer los servicios jurídicos a sus clientes. La toma de decisiones dado los costes de la inversión a realizar y las implicaciones que va a tener en los procesos de las firmas no se pueden tomar a la ligera.

Además, la tecnología actual está viviendo una transformación conceptual más rápida de lo que podemos pensar con sistemas basados en soluciones de Inteligencia Artificial y Blockchain, esto, según nuestra experta, “va a transformar tanto el sistema en el que hoy vivimos que quizás nuestro cliente de hoy no pueda ser el cliente de mañana”. Por ello, en su opinión, “la forma de abordar un proceso de transformación digital no debe comenzar centrándose en el cliente que hoy se tiene, sino que es ejercicio a realizar es mucho más ambicioso y tiene algo de visionario. Su objetivo es responder a esta pregunta: ¿cómo impactará la tecnología en mi trabajo, en mi despacho, en mi competencia, en la administración y en mis clientes?”

Profundizar en esta cuestión requiere un cambio en la forma de ver las cosas, en informarse y formarse para poder tener las ideas claras y tomar las decisiones estratégicas más acertadas.

Con las ideas más claras sobre lo que está pasando hay que evaluar cómo puede ello afectar a nuestro despacho. Así María Jesús nos propone realizar un ejercicio práctico que comienza respondiendo a   las siguientes preguntas: “¿Cómo impactará la tecnología en la forma en la que gestiono el despacho?; ¿Cómo impactará la tecnología en la forma en la que presto mis servicios al cliente?; ¿Cambiará la tecnología las necesidades que actualmente tienen los clientes y que cubro yo a través de mis servicios?; ¿Cuánto estamos dispuestos a invertir? ; ¿Quiénes podrán dedicarse a trabajar en el proceso de transformación digital?; ¿Cuánto tiempo tenemos para ello?”

Las respuestas a estas preguntas tienen que ayudarnos a formular la estrategia del despacho y a no tomar una decisión precipitada.

El camino de la transformación digital puede ir más allá de la propia transformación digital de los despachos, como nos transmite María Jesús Gonzalez-Espejo, “debemos estar abiertos al cambio, preparados para aceptar que quizás un día ya no seremos abogados, sino que ejerceremos otras profesiones que aún ni siquiera tienen nombre, pero que en un osado ejercicio de imaginación me atrevería a bautizar como “Diseñador de procesos para cadenas de bloques”; “Diseñador legal de bots”; “Redactor de códigos éticos para robots” o “Experto en usabilidad legal”.

Un debate que ya tenemos encima de la mesa.

Leave a Reply